El conocimiento en las plataformas educativas

[et_pb_section fb_built="1" _builder_version="4.10.6" _module_preset="default" global_colors_info="{}"][et_pb_row _builder_version="4.10.6" _module_preset="default" global_colors_info="{}"][et_pb_column type="4_4" _builder_version="4.10.6" _module_preset="default" global_colors_info="{}"][et_pb_text _builder_version="4.10.6" _module_preset="default" global_colors_info="{}"]

Partiendo de la concepción de que la sociedad a través de sus generaciones y por medio de la  educación debe transmitir, masiva y eficazmente, un volumen cada vez mayor de conocimientos teóricos y técnicos que evolucionan y se adaptan a las civilizaciones, porque son las bases de las competencias que estas requieren, hoy y en el futuro; Delors (1994), presentó para la UNESCO el informe La educación encierra un tesoro, en donde expone los cuatro pilares en los se basa la educación de hoy: aprender a conocer; aprender a hacer; aprender a convivir y aprender a ser.

Los avances tecnológicos producidos a partir de la segunda mitad del siglo XX han permitido profundizar en campos científicos como el de la neurociencia. Desde hace décadas contamos con abundante información, procedentes de diversas investigaciones y estudios científicos, sobre los procesos de aprendizaje y el funcionamiento del cerebro que nos han permitido conocer cuáles son los mecanismos naturales del aprendizaje, como la experimentación, la reflexión, la importancia de las emociones y la motivación y, sobre todo, que aprendemos haciendo, no memorizando, y que no todos aprendemos de la misma manera (Massimino, 2013).

Aprender en línea, trabajando en una plataforma educativa supone la construcción de conocimiento como competencias de la persona a través de la imaginación, la creatividad y el pensamiento crítico, que permitan el conocimiento de uno mismo y del otro, superando las fronteras del individualismo, donde al final del trayecto formativo, la beneficiada sea la sociedad. Esto es, hacer evidentes los cuatro pilares de la educación mencionados anteriormente como resultado de la educación formal de una persona.

Lo anterior es así porque utilizando los diferentes módulos de los que en las plataformas educativas se disponen, se pueden realizar tareas y llevar a cabo actividades dentro de los sistemas de cognición, de metacognición y de conciencia del ser, que en la taxonomía de Marzano y Kendal (2007) son posibles mientras el individuo aprende, bajo modelo de conducta de la fig. 1.

El diseño instruccional de un programa en línea, dentro de una plataforma educativa provee las actividades necesarias para poner en funcionamiento los dominios de conocimiento y sistemas de pensamiento (ver fig. 2); que se requieren para desarrollar habilidades, actitudes, destrezas que promuevan los aprendizajes esperados.

En realidad, las actividades que se realizan en una plataforma educativa, con un diseño por competencias, proceden de los dominios de conocimiento de información, procedimientos mentales y procedimientos psicomotores. Las categorías de tareas van desde la recuperación, comprensión, utilización del conocimiento, análisis, metacognición y sistema interno (self). Contemplan procesos, habilidades, detalles y asociación de ideas. Cada aprendizaje implica una etapa cognitiva, de asociación y autónoma; en la que se hace uso de las memorias, a corto y a largo plazo (Marzano y Kendal, 2007).

Actividades como la socialización en un foro, elaboración de un ensayo, participación en un  trabajo colaborativo, análisis de un texto o de un video, diseño de un proyecto, realizar un mapa mental o conceptual, construir un modelo, aplicar un conocimiento teórico a un caso práctico concreto, responder una serie de preguntas, plantear soluciones a problemas o a situaciones problemáticas desde el pensamiento crítico y creativo, realizar investigaciones científicas, entre otras actividades, están sustentadas desde dicho modelo de conducta hacia el aprendizaje y dominios y sistemas del conocimiento que están orientados al aprendizaje como oportunidad de cambio.

Esta oportunidad de cambio ha de reflejarse en el desempeño y las competencias de los profesionales egresados de un programa en línea, que se concibe con miras a la participación en la sociedad del conocimiento, dentro de una economía emergente y la consiguiente necesidad de adaptar su sistema educativo, con el fin de preparar a los ciudadanos del futuro.

Referencias.

Marzano, R. J. y Kendall, J. S. (2007). The New Taxonomy of Educational Objectives. USA: Corwin Press.

Massimino, L. (2013). Tecnología y educación: El humanista tecnólogo. Deconstruyendo la frontera entre las dos culturas. ILCEA [En línea], 18. http://ilcea.revues.org/2096

Rojas, L. (2020). La taxonomía de Marzano en la evaluación del aprendizaje. https://www.academia.edu/15485019/1_6-Taxonomia_Bloom_Marzano

[/et_pb_text][et_pb_image src="https://iprode.edu.mx/wp-content/uploads/WhatsApp-Image-2021-10-15-at-13.39.55.jpeg" _builder_version="4.10.6" _module_preset="default" title_text="WhatsApp Image 2021-10-15 at 13.39.55" hover_enabled="0" sticky_enabled="0"][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Un comentario sobre “El conocimiento en las plataformas educativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.